domingo, 13 de julio de 2008

Drogas

He estado observando lo último que he publicado y me parece imperdonable. Existe tanta incoherencia interna tanto sintactica como gramaticalmente que da miedo. No me reconozco como autor de lo escrito y sin embargo tengo vagos recuerdos de haberlo hecho como quien es obligado a reflejar una realidad atroz. Es verdad que la narración no omite mayor cosa de lo sucedido, también es verdad que es fiel a los hechos, es sólo que la forma de plasmarlo no parece adecuada, me resulta inocnexa. Por supuesto, el estar en una cama de hospital lleno de percoda y quien sabe que otras porquerías no ayuda. Aún ahora cuando tengo que soportar el renacer del dolor de mis tres costillas rotas y mi rostro lacerado, ahra cuando tengo que sufrir el banadono de los calmantes no me puedo explicar como Phillip K. Dick haya podido escribir bajo los efectos de las drogas (me he demoradomás de diez minutos escribiendo estas líneas ya que cada tanto me tengo que devolver al no entender en que maldito idioma estoy escribiendo).
En las últimas horas he recibido una grabación de un informante anonimo que da cuenta del interrogatorio de Skin.
No les voy a decir nada, son todos unos hijueputas, son todos unos hijueputas, son todos unos hijue...
(la voz es interrumpida por unos sonidos sordos que asumo que son golpes. Luego un estrepito metálico y una voz grave: Mierda vamos a tener que editar esta grabación)

Nada, creo, considero, opino, justifica la agresividad de este hecho. Aún cuando Skin nunca ha sido una de mis persoans favoritas no son justificables estos actos de barbarie.
El mismo informante anonimo me ha hecho saber que más de 200 personas velan alrededor de la estación de policía donde se halla recluido Skin. Se trata de una velada pacífica acompañada de cantos yvelas encendidas. La reacción de la fuerza pública no s eha hecho esperar y han surgido los primeros escuadrones de SMAD para prevenir cualquier situación.
Con el SMAD presente por supuestocualquier cosa puede pasar.
Tengo que dejar de escribir, Isabel amenaza con tirar el portatil por la ventana.

1 comentarios:

Grupo Ondas dijo...

Martha dice:
Aunque la mayoría de tus textos me hacen dar miedo, este me hizo reir.