sábado, 12 de abril de 2008

ARIST


El Tarmadón realiza una clasificación de seres. Los primeros son los Arist, los soñadores, categoría a la cual – aún a pesar de su confusión, pertenece Eyanael; la segunda categoría son los Maklind, una mezcla bastarda y antinatural de sueños y realidades; la tercera categoría son los seres humanos, es decir los sueños de Eyanael.
El Tarmadón nunca dice como distinguir de manera clara a un representante de los Arist. Y en este momento esto me parece importante porque acabo de pasar una semana en Madein y podría jurar que me tope con un Arist llamado Darlón Noar.
Como periodista he visto muchos engaños y triquiñuelas, he aprendido a distinguir las llagas falsas de las verdaderas en las piernas de los mendigos y que personas alquilan niños para mendigar y cuando el dolor es verdadero. No creo que hubiera ningún cameo en lo que vi.
Cuando hay una pelea en un bar la gente por lo general se aparta y si es posible se va del lugar cuando se arma una gresca grande. En esta ocasión vi a un hombre desesperado sacar un arma de fuego y disparar en repetidas ocasiones sobre un hombre de edad, hasta que el revolver quedo vacío. Lo que siguió aún no lo creo del todo. Sobre el caído se acercó un hombre vestido de negro por completo, incluido un abrigo, y con sólo poner sus manos encima de las heridas estas no sólo sanaron sino que las balas fueron expulsadas del cuerpo. No hubo ningún brillo sobrenatural ni nada que se le pareciera. Tan sólo el sonido del claro de luna de Beethoven sonando en la juke-box, cuando se marchó.
No había nada más que lo distinguiera, su acento no era extraño, ni se veía de alguna manera más definido, no olía de manera diferente e incluso fue al baño. Estos detalles lo sé porque yo estaba hablando con el hombre, aquel que me dijo que se llamaba Darlón Noar, que curo a un hombre que debió haber muerto y que salió luego sin musitar palabra ni el semblante demudado.
¿Será que somos simples sueños de un dios demente llamado Eyanael?

2 comentarios:

Martha dijo...

Los Arist son los soñadores. Los macklind son los hijos de los sueños y las realidades. los seres humanos son los sueños de eyanael. ¿cómo se llaman las realidades?

Andor Graut dijo...

El Tarmadón usa una palabra para ellos, Jefte. Su pronunciación parece ser muy parecida a la del nombre otorgado a los seres alados, Gifty. Sin embargo esto es sólo una hipotesis imprecisas. Algunas doctrinas heréticas señalan que no hay mayor realidad que el sueño deEyanael, en tanto otras decien que sólo Eyanael y los Arist son, en tanto todo lo demás es Maya, sueño, ilusión