viernes, 25 de abril de 2008

SOLEDAD

Han sido días movidos en Kalí. Los muertos parecen haber salido de sus tumbas e iniciado un abatalla contra los vivos ( al menos así lo afirma un visitante del blog, quiene en una nota desesperada, precipitada y confusa afirma que seremos pronto una tierra yerma). Los Hijos del Neón siguen haciendo de las suyas, sin embargo nada de eso me importa. Cada noche tiene mucho de terrible al acercarme a casa y saber que Isabel no está conmigo.
Soy un abestia que ha perdido su capacidad de estar sólo, que ha perdido la costumbre de estar consigo mismo en paz.
Me descubro, curioso, olfateando otras carnes a mi paso, observando como si en cualquier momento fuese a iniciar la cacería. Pero en evrdad no es la carne lo que importa, son las horas eternas frente al ordenador sabiendo que ella no está allí esperándome.

1 comentarios:

Martha dijo...

Sé que no es tu caso. Pero lo desesperado del escrito puede ser confuso. Personalmente creo que lo peor que a uno le puede pasar es no ser capaz de vivir con uno mismo.